Como se lee el italiano

Flag_of_Italy.svg

A la hora de empezar a aprender un idioma una de las primeras cosas que hago es aprender como se lee en voz alta, para poder empezar a decirlo mientras lo leo. En este post les voy a mostrar como leer el italiano partiendo del idioma en que escribo este post: el castellano.

El italiano usa el alfabeto básico latino de 26 letras, es decir, idéntico al castellano menos la Ñ; con la salvedad de que las letras J K W X Y solo se usan en préstamos y nombres propios. Empecemos por lo básico: las vocales.

Continue reading

Segundas impresiones del guaraní paraguayo

220px-arte_de_la_lengua_guarani_-_antonio_ruiz_de_montoya

La última vez que escribí sobre el curso de Duolingo de guaraní paraguayo tenía hechas 10 unidades (la primera sección del curso). Ahora ya tengo completadas las primeras tres secciones y ando por la cuarta, que es la mas larga. Las notas explicativas siguen brillando por su ausencia, por lo cual se me ocurrió escribir una segunda parte de mis impresiones. (También es porque el idioma es realmente fascinante y me hace pensar mucho.) En este post va a haber un poco de todo, como en el otro, pero va a haber un poco mas de morfología que la otra vez. Específicamente, voy a hablar mas sobre los verbos.

Continue reading

Primeras impresiones del guaraní paraguayo

flag_of_paraguay-svg

Duolingo acaba de abrir al público el curso de guaraní paraguayo para hablantes de español en versión beta. Es la primera vez que pruebo una versión beta, y es claro que al curso todavía le hacen falta bastantes mejoras. Sin embargo, es claro que me ha picado el bichito, y ya tengo hechas las primeras 10 unidades. Siendo que hace rato que no escribo algo nuevo, y que el curso prácticamente no tiene notas explicativas, voy a contarles un poco mis impresiones sobre el curso y sobre lo poco que se sobre la estructura del guaraní.

Continue reading

Proof of concept, segunda etapa: La casa de Asterión

En este post les presento el famoso cuento de Borges en la ortografía descrita en la segunda etapa de mi propuesta de reforma. Sin mas, al cuento:

 

 

La Casa de Asterión

Y la reina dio a luz un ijo qe se llamó Asterión.
Apolodoro, Biblioteca, III, I

Se qe me acusan de soberbia, y tal bez de misantropía, y tal bez de locura. Tales acusaciones (qe yo castigaré a su debido tiempo) son irrisorias. Es berdad qe no salgo de mi casa, pero también es berdad qe sus puertas (cuyo número es infinito*) están abiertas día y noche a los ombres y también a los animales. Qe entre el qe qiera. No allará pompas mujeriles aqí ni el bizarro aparato de los palacios, pero si la qietud y la soledad. Asimismo allará una casa como no ay otra en la faz de la tierra. (Mienten los qe declaran qe en Egipto ay una parecida.) Asta mis detractores admiten qe no ay un solo mueble en la casa. Otra especie ridícula es qe yo, Asterión, soy un prisionero. ¿Repetiré qe no ay una puerta cerrada, añadiré qe no ay una cerradura? Por lo demás, algún atardecer e pisado la calle; si antes de la noche bolbí, lo ice por el temor qe me infundieron las caras de la plebe, caras descoloridas y aplanadas, como la mano abierta. Ya se abía puesto el sol, pero el desbalido llanto de un niño y las toscas plegarias de la grey dijeron qe me abían reconocido. La jente oraba, uía, se prosternaba; unos se encaramaban al estilóbato del templo de las Achas, otros juntaban piedras. Alguno, creo, se ocultó bajo el mar. No en bano fue una reina mi madre; no puedo confundirme con el bulgo, aunqe mi modestia lo qiera.
Continue reading

Un detalle mas

Cuando ya pensaba que mi esquema de reforma ortográfica del castellano ya estaba terminado, el otro día alguien me preguntó como se escribía escena, después de haberla yo pronunciado eˈsena.

Es una buena pregunta. ¿Debería escribirse ecena en una ortografía reformada? Todo depende de como la pronuncien los hablantes de distintos acentos del español. Si aquellos con acentos sin distinción la pronuncian eˈsena y los que tienen acentos con distinción la pronuncian eˈθena, entonces la ortografía debería escribirla ecena. Así de simple.

Pero la pregunta es si ese es siempre el caso o no. A mi me parecería que si, pero no lo he estudiado tanto, entonces no estoy seguro. Existen otras posibilidades. La primera es que los hablantes con distinción la pronuncien esˈθena. Pero una sucesión de sibilantes como esa me parece poco plausible en castellano.

Algo si mas probable es que los hablantes con distinción la pronuncien eˈθːena y que los hablantes sin distinción la pronuncien eˈsːena. Pero, como muestra mi pronunciación en el primer ejemplo, el castellano es propenso a la simplificación de las geminadas (consonantes largas). Por lo que deberíamos reflejar en la transcripción la opcionalidad de la geminación y transcribir eˈθ(ː)ena y eˈs(ː)ena.

Si esa es la forma en que los hablantes pronuncian la palabra (a veces con geminación y a veces no), entonces no nos queda otra opción que mantener la ortografía tradicional escena en esta palabra y otras como esta. Un cambio a ezcena no tendría mucha justificación.

La pregunta entonces es como investigar esto, si es que ya no se ha estudiado. Yo propondría un experimento de elicitación o de lectura en voz alta, pero con frases o textos completos. Una prueba con palabras aisladas tiende a veces a elicitar pronunciaciones demasiado cuidadas (fieles a la ortografía) y no naturales. Si la geminación es solo visible (escuchable) en estilos muy enfáticos (como el dictado), tiene mas conexión con la ortografía que con la lengua hablada, y no tiene mucho sentido reflejarla en la ortografía. En este sentido, sería un caso parecido al de la B y la V.

Cambio por etapas

En mi primer proof of concept de mi propuesta de reforma ortográfica del castellano Gloria, en un comentario, mencionó el tema de las colisiones con los valores tradicionales de GE/GI.

En mi respuesta, mencioné la posibilidad de un cambio por etapas que en las primeras evite el tema de las colisiones. Acá resumo esa propuesta.

La primera etapa solamente implementaría el cambio 1: eliminación de los tildes diacríticos. Este es el cambio más implementable, es muy sutil, y no causa ninguna colisión.

La segunda etapa implementaría el cambio 2 y los cambios 5 a 18; es decir, todos los otros cambios salvo GUE GUI -> GE GI y GÜE GÜI -> GUE GUI, que causarían posibles colisiones.

La tercera y última etapa implementaría aquellos cambios omitidos en la segunda etapa, completando la reforma.

Para poner mi granito de arena y apostar al cambio, de ahora en adelante todo lo escrito en castellano en este blog (incluso los ejemplos aislados dentro de textos en inglés) van a aplicar el cambio 1 y no van a tener tildes diacríticos.

Proof of concept parte 2: La casa de Asterión

En este post presento una versión en mi ortografía reformada de La casa de Asterión de Jorge Luis Borges. Elegí a propósito un ejemplo literario y muchísimo menos pedestre que el caso anterior sacado de Wikipedia. Sin más:

 

 

La Casa de Asterión

Y la reina dio a luz un ijo qe se llamó Asterión.
Apolodoro, Biblioteca, III, I

Se qe me acusan de soberbia, y tal bez de misantropía, y tal bez de locura. Tales acusaciones (qe yo castigaré a su debido tiempo) son irrisorias. Es berdad qe no salgo de mi casa, pero también es berdad qe sus puertas (cuyo número es infinito*) están abiertas día y noche a los ombres y también a los animales. Qe entre el qe qiera. No allará pompas mujeriles aqí ni el bizarro aparato de los palacios, pero si la qietud y la soledad. Asimismo allará una casa como no ay otra en la faz de la tierra. (Mienten los qe declaran qe en Egipto ay una parecida.) Asta mis detractores admiten qe no ay un solo mueble en la casa. Otra especie ridícula es qe yo, Asterión, soy un prisionero. ¿Repetiré qe no ay una puerta cerrada, añadiré qe no ay una cerradura? Por lo demás, algún atardecer e pisado la calle; si antes de la noche bolbí, lo ice por el temor qe me infundieron las caras de la plebe, caras descoloridas y aplanadas, como la mano abierta. Ya se abía puesto el sol, pero el desbalido llanto de un niño y las toscas plegarias de la grey dijeron qe me abían reconocido. La jente oraba, uía, se prosternaba; unos se encaramaban al estilóbato del templo de las Achas, otros juntaban piedras. Alguno, creo, se ocultó bajo el mar. No en bano fue una reina mi madre; no puedo confundirme con el bulgo, aunqe mi modestia lo qiera.
Continue reading